La elegante costumbre de Belladona

30 de oct, 2018 Cultura

La banda mercedina se presentó en formato dúo dentro del ciclo MAMMusic. Fue a sala llena y repasaron sus canciones a lo largo de una hora de música en vivo. Hubo sorpresas, invitados y un público que aplaudió de pie la propuesta.


foto

Frente a un marco destacado de seguidores y con la presencia de una sobrada cantidad de músicos amigos que arribaron como espectadores de oídos sensibles al espacio cultural, los Belladona, ésta vez en versión dúo, se lucieron en el marco de la 4ta. entrega del MAMMusic en este 2018.

El ciclo de acústicos que organiza el Museo de Arte de la Municipalidad de Mercedes a través de la Dirección de Cultura y con el apoyo de la Dirección de Prensa municipal, tuvo el buen gusto de invitar a Roberto Boccacci y a Larry La Regina para volver a introducir al ruedo del vivo a la banda que nunca dejará de estar vigente aunque pasen los años y mientras haya un escenario que los requiera.

Guitarras acústicas y algo de electricidad fueron el común denominador de un show que arrancó poco después de las 19 y que tuvo, como no podía ser de otra manera, algunas sorpresas sobre las tablas.

Con los primeros acordes de “Como siempre”, del disco “Show”, el set empezó a tomar forma y rápidamente el público entendió de qué se iba a tratar el convite. De Belladona podrán tomar parte dos o tres o todos sus integrantes y siempre va a sonar ajustada, comprometida con sus años de trabajo y esfuerzo para lograr la calidad que han ofrecido desde el minuto cero de su nacimiento.

“Quiero”, tal vez la canción más hermosa de “Sol kamikaze”, sirvió para que Boccacci exprese sus  sensaciones de deseo sobre las necesidades de las personas. El querer en contraposición a la mismísima posibilidad de la satisfacción. Una poesía que sirvió para invitar al público a viajar en una onda de equilibrio emocional que se trasladó al resto del concierto.

El repaso de los discos de Belladona empezó a desarrollarse con “Bichos de Temporal” y más tarde con “Buen perdedor", otra de las novedosas propuestas del último disco de la banda mercedina.

Luego, The Beatles y la aventura: “Here comes the sun” con una aprobación total por parte del auditorio que ya empezaba a sentir que el domingo se iba a ir rápido si la excelente calidad de los músicos andaría haciendo de las suyas por esos caminos a los que ya nos tienen acostumbrados.

Vale la aclaración (o tal vez, no) que no se han caracterizado por tocar en formato dúo muchos covers. Si embargo, Radiohead se hizo presente con una versión inolvidable de “Fake plastic trees”. Así de raro. Así de simple. Así de mágico como la presentación oficial al público de Ovnis, un inédito de los Belladona que ojalá y pronto, se pueda escuchar en un nuevo episodio de estudio.

Tal vez las buenas vibras del MAMM, quizás el día especial o por qué no, el deseo de un nuevo desafío, hicieron que se animaran a ofrecer, en vivo, “Nada me asombrará”, una de las pocas canciones que jamás el grupo tocó en vivo. Y fue tan aplaudido como Floppy, el hitazo siempre bienvenido del disco Belladona 2.


Palmas. Negras. Ritmo. Gente. Algo común. Impresionante.

Cerca del final, que se aproximaba con la indeseable velocidad con la que se escurren los buenos momentos, llegó, casi por sorpresa, “Hasta los huesos”. El himno que apaga las luces de todos sus shows. Pero no. Esta vez no. Nadie se movió ni dejó sus ubicaciones porque sabían que algo más iba a haber. O quizás, porque lo habían visto merodear por los pasillos contiguos, caminando de una lado a otro, llevando a su cuerpo a cuestas, obsesionado con el sonido, analizando las progresiones de todas y cada una de las composiciones, pensándolas en corriente eléctrica aunque todo se haya sucedido en formato acústico. Era Sebastián Cirillo el que miraba de reojo el espacio que le habían reservado para sumarse a las últimas dos canciones de la lista: “Superchicas”, un merecido homenaje a la mujer que se ama de verdad y, luego, “Lo que nunca decimos”, la anti poesía rosa, más cerca del Naturalismo que del Rococó. Sintetizadores, Theremin y Samplers. Las herramientas del Flaco. Los juguetes más divertidos con los que jamás haya pasado el tiempo. Esa fue su magia arriba del escenario. Y como cada vez que se presenta el pequeño gran gigante, la alegría y el reconocimiento está garantizado. Y así fue. Gracias, flaco.

Sin dudas, fue un gran cierre, con los tres artistas arriba del escenario, que sirvió para completar una mágica reunión de música en nuestra ciudad, donde el público dio su visto bueno con un extenso aplauso final que apagó las luces de un escenario cada día más querido y mimado por la gente.

Otra gran puesta en escena de Belladona. Otro buen paso al frente en este todavía niño llamado MAMMusic.




CATEGORÍAS



88.5 RADIO PÚBLICA





VIDEOS



ESTAMOS EN FACEBOOK