El primer ídolo

14 de sep, 2017 Cultura

El 23 de septiembre se realizará un homenaje a París Giannini, uno de los precursores del automovilismo nacional. Habrá una caravana de amantes de la escudería Studebakers con sus vehículos. Será a las 10 con entrada libre y gratuita.


foto

- ¡Ey! ¡Quanto manca, Gino! - Lo imperativo de la pregunta agudiza el momento. Porque no es una pregunta cualquiera. La polvareda de enero sobre el camino desértico de Arrecifes y la furia del motor que vomita rabia y fuego, hacen que todo sea confuso. Gino Papini intenta por última vez encontrar en la hoja de ruta la bendita curva que bordea, desafiante, la tranquera de los Bizet, la familia de comerciantes que llegó desde Francia hace cuatro años harta de las amenazas de hambre y de una posible nueva guerra.

Como un designio del destino, París Giannini, el máximo exponente deportivo de Mercedes, ídolo de los pibitos que pegan su nariz al alambrado del Lowe para verlo pasar cada vez que prueba el auto, va en busca de su gran premio a bordo del flamante Graham Paige con el número 13 pintado en la parrilla. Trece, ese número.    

Viene de ganar muchas etapas en las competencias anteriores, pero esa vez está  preparado para ser el ganador de la general en el Gran Premio de 1929.

- ¡Gino! ¿¿¿Mi hai sentito???

Llega como líder de la escudería y bajo la indescriptible admiración de sus colegas. No sólo porque con sus 53 años es el mayor de los competidores, sino por su generosidad y compañerismo. En el Gran Premio del Automóvil Club Argentino de 1927, estuvo a punto de lograr su triunfo más anhelado en la competencia de mayor importancia en Latinoamérica. Pero no. Cerca de San Andrés de Giles vio a Juan Antonio Gaudino varado en el camino, con problemas mecánicos y paró a ayudarlo. Era quien disputaba el primer puesto con él, con el viejo París. Los dos, mano a mano, en busca del título. Y, sin embargo, ahí estaba el italiano constructor radicado en Mercedes, dejando todo de lado. Aún su deseo de ganar un gran premio.

- ¡¡¡Non sembra, Don París!!!

Es enero y 25. Por ahí ha pasado alguien y todavía no se ha asentado el terregal. No se ve nada, Don París, dice Gino Papini, su acompañante. Y es que, verdaderamente, no se ve nada. La hoja con el mapa está lastimada por el viento y la gran velocidad con la que Giannini avanza tampoco ayuda. El sol del mediodía cae con fuerza sobre la trompa del auto y, sin embargo, la sombra que se proyecta no es más que una cosquilla sobre las piedras.

La curva está cerca. Tal vez más cerca de lo que piloto y copiloto creen. Y está tan encima que la gente ya quedó atrás, sorprendida de la rapidez con la que pasa el auto nuevo que maneja Giannini. También quedó atrás el Monasterio, la última referencia  que se tiene antes del corte y la sucesiva frenada. El monstruo de hierro es hábil en su aceleración, pero para frenar necesita tiempo y espacio. Todos saben eso. París y Gino también. Pero la nube de tierra espesa e inoportuna aún no le quiere dejar el camino libre, aunque los corredores sigan su marcha sin detenerse. Saben que allá adelante está el próximo escollo al que deberán enfrentarse si quieren liderar el gran premio de una buena vez.

¡Avantti, Gino! ¡La curva sta arrivando! Grita, emocionado, París en el mismo momento en que se despeja la tierra y permite, decididamente, vislumbrar el final de la recta.

Todo es confusión y nervios. Los pies del piloto se paran en el freno y bloquea las ruedas traseras. Después, el volantazo.  Adelante, fino y endeble, se desprende del eje el aro derecho. El auto se clava en el camino y provoca el vuelco. Todo se sucede en la más espesa lentitud: las vueltas que el Graham Paige dibuja en giros continuos; el contacto de la chapa hirviendo contra el camino de tierra y el motor girando a fondo, sin tracción; la mano de Gino apretando la camisa de Paris en un salto involuntario como parte del paisaje. El final del envión que la velocidad trae consigo y la quietud. La del auto en ruinas y la de los dos hombres. Todo es silencio. No hay nada ni nadie cerca. Sólo un vehículo con sus hierros retorcidos y dos cuerpos sin vida. Los mismos que iban en busca de otro final, muy distinto a este. Por un lado, Gino Papini, copiloto por vocación, amigo servicial y curioso deportista. Por el otro, París Giannini, el ídolo popular, una de las figuras pioneras del automovilismo en nuestro país, reconocido representante de la marca Studebaker y mercedino por adopción.

Casi noventa años después, una caravana de autos con amantes de la escudería que abrazó esos gloriosos años deportivos, le rendirá homenaje al hombre que trajo a la ciudad la primera bicicleta, la primera moto y que, como no podía ser de otro modo, condujo el primer automóvil: París Giannini.

Todo esto, reforzado con el trabajo que todo el equipo del Museo Histórico Víctor Míguez en la búsqueda de material fotográfico y recortes periodísticos de antaño.

La cita es el próximo 23 de septiembre frente al mismo museo,en el marco de la 9ª Vuelta a la Ciudad en honor a la Virgen de las Mercedes,  donde se podrá conocer aún más sobre la historia de este gran piloto Ítalo-argentino.




CATEGORÍAS



88.5 RADIO PÚBLICA





VIDEOS



ESTAMOS EN FACEBOOK