Una montaña de tramas

25 de sep, 2017 Cultura

Se realizó el LiteralMAMMbo de septiembre y fue superior a todo. Hubo performances memorables con actores y directores de nuestra ciudad. Los artistas involucrados crearon lo que seguramente será un espacio inolvidable.


foto

Cuando salieron no eran los mismos que habían entrado. Todos los vimos. Salieron valientes, cultos, exaltados, llorones. Salieron sinvergüenzas, traviesos y un poco amantes. Los que esperábamos el recorrido los vimos. Algunos de los que allí estaban cambiaron el rostro; hasta se sintieron amenazados. La variación era rotunda. El de los que esperaban y el de los que salían.

Deberían haber avisado. Antes de que nada ocurriera, deberían habernos dicho que la montaña de tramas que estábamos a punto de vivir, podía resultar seductora, misteriosa, oscura. Deberían habernos dicho que a poco de avanzar, en la primera trama Delfina Cachetti nos va a pasar cerca, nos va a involucrar y nos va a hacer la primera invitación a unirnos a ella. Que un camino rojo nos va a conducir a lo secreto y por tanto, el corazón va a acelerarse. Deberían decirnos que esa primera trama dirigida por Guillermo Pájaro nos va a provocar vértigo porque así lo escribió Magdalena Uncal.

Una vez atravesada la trama, debería venir otra a decirnos que lo antes vivido es sólo una muestra gratis de todas las sensaciones que llegarán. Y antes de comenzar a caminarla, deberían decirnos C-U-I-D-A-D-O: si cierra los ojos  intentando dormir, la sangre puede helarse y convertirlo en cómplice de la cobardía. Que veremos una fosa común adonde Dulce Santi y Matías Rocha jamás querrán llegar, siempre y cuando Juan Guinot lo apruebe desde su teclado espacial y Magdalena Uncal los lleve por buen camino con su dirección. Deberán contarnos la verdad y prometernos que Nunca Más.

Cuando vayamos a dejar atrás esa trama y nos acerquemos a la siguiente, una luz tímida y azulada nos atraerá y, lentamente, nos meteremos dentro de ella. Tendrían que recordarnos que ya venimos golpeados de tramas anteriores y si no conectamos los sentidos, tampoco podremos salvarnos. La mirada, el oído y su cuerpo, el de Marina Cabral, que con un trabajo envidiable nos hizo recorrer cada espacio de la escena. Que allí, la Dirección teatral de Sergio Blanco pudo conversar frente a frente con la fotografía “Poiesis” de María Maldonado. Que esta trama y la siguiente van a provocarnos vómitos morales. Eso nos tendrían que explicar.

Deberían decirnos que llegará el primer momento de tensión que hasta ahora se haya vivido. Que se escuchará la tos y comenzaremos a encorvarnos. Que el terror de sólo pensarse ahí, encarnando lo que Patricio Uncal estará encarnando, nos generará escozor, rechazo, asco… pero no lo diremos. Que lo vamos a sentir, pero no lo compartiremos. No vamos a involucramos. Otra gran dirección de Magdalena Uncal sobre el texto elaborado por Solano Pérez, uno de los escritores más frescos del condado, basado en la obra pictórica de Betty Campi, “Bruma”.

Hasta acá, transitaremos medio enteros, todavía caminando, nos miraremos y asentiremos también. Todavía podremos, aunque el temor vaya in crescendo. Pero será el momento de exigir que alguien venga a decirnos H-A-S-T-A – A-C-Á. Para que nosotros preguntemos, para que nos sintamos interesados. Preguntemos convencidos de que todo lo podemos. Desafiantes. 

- ¿Y, por qué? ¿Por qué hasta acá? 

– Porque en la próxima actúa Lelé. 

"¡En la próxima actúa Lelé, señor!" Deberían frenarnos ahí mismo y llevarnos afuera de los brazos. Lelé Fal deberá ser nuestro límite. Podrán pegarnos lo que quieran y como quieran todas las tramas anteriormente cursadas. Podrán mostrarnos los dientes e intentar quebrarnos. Pero Lelé (Gracias por volver, Lelé), será nuestro “hasta acá”. Con la dirección teatral de Carolina Ezcurra sobre texto de Eliana Ramponi, la actriz más querida de la escena local se vestirá con la paleta de Judith Ghiani y actuará junto a su nieta, Paula Fal, la escena más maravillosa jamás vista en mucho tiempo. Lelé, gracias por volver, deberían decirnos que digamos. Solemne, controladora y astuta, la pequeña gran actriz dejará en claro que no por nada estará allí, provocando angustia y desolación en su abuela real, la de todos los días, la de las fuentes de vidrio con caramelos. “El golpe será bajo”, nos tendrían que decir y permitirnos escapar para no sentir tanto dolor.

Desde allí, hasta la próxima trama, donde intentaremos sostenernos como podamos pretendiendo seguir con la experiencia. Recordarnos que se nos acabará la calma y nos sentaremos a ahogarnos con Chipy Romero, Gustavo Tonatto y Vanesa Achero. Qué lindo e intenso es verte actuando, Vanesa. Comentaremos con las miradas y buscaremos el significado del realismo y surrealismo propuesto por Jorge Naipauer e Inés Nosa como director y asistente respectivamente, sobre texto de Marcos Tabossi inspirado por René Peralta y su obra “Salven al Tren”. 

Decirnos que nos acomodaremos sobre nuestro propio lomo e intentaremos desentramar el juego propuesto por el grupo LiteralMAMMbo y este capítulo especial, entremezclando la literatura y el teatro.

El MAMM será una montaña rusa de tramas. Eso deberían decirnos antes de entrar.




CATEGORÍAS



88.5 RADIO PÚBLICA





VIDEOS



ESTAMOS EN FACEBOOK