“La fila” fue aplaudida de pie

28 de nov, 2017 Cultura

En el nuevo espacio teatral del C.C. La Trocha se presentó oficialmente “La Fila”, de Eduardo de Laudano. El público acompañó con aprobación la cuarta obra presentada por la Comedia Municipal. Las presentaciones continuarán los días 3 y 10 de diciembre.


foto

Hay un linyera que es filósofo. Hay una doña llamada Catalina. Hay una pareja en crisis, un nieto enamorado y una niña dulce y explotada. Hay una futura sindicalista harta por hartazgo y hay una autoridad cínica y descarada. Pero en realidad, lo que hay es un conflicto. Y ese conflicto es social.

El domingo 26 de noviembre se estrenó “La Fila, una parábola patética” en el nuevo espacio teatral del C.C. La Trocha. La obra que dirige Eduardo De Laudano, la última de las propuestas elaboradas por la Comedia Municipal, debutó con un destacado marco de público que aplaudió de pie la performance presentada.

Allí, Juan Carbone interpreta a Mariano, un “croto”(hace mucho que en el pueblo, los linyeras son crotos) que no es ni más ni menos que un profesional excluido por un sistema perverso que tiene como resultante a una familia sin escrúpulos, avara y desleal, preocupada por su propio mundo. Un ser despojado de compromisos y rutinas sumisas a una cotidianeidad fría y calculadora que logra ver desde un lugar privilegiado lo lejos que la sociedad está de ser feliz. También y con un papel maravillosamente desarrollado, Carmen Gioscio pone su cuerpo al servicio de la obra. Ella es la que se sumerge (y nos transporta con Catalina, su personaje) en una historia personal cálida y amorosa, reforzada por su voz dulce y una razón cómicamente desmemoriada, generosa y auténtica. La linda Carmen, que no pierde oportunidad de aprender y experimentar cuanta cosa pase por sus narices. Un espejo vivo de lo que seguramente querremos ser cuando seamos personas.

A ellos, se suman Juan Ignacio Bocci y Milagro Carbone encarnando a Bastián y Lucía, dos adolecentes sedientos de placer que coquetean con sus intensiones de vivir en un mundo más justo, pero respetando en demasía los miedos impuestos por los mayores. Muy cerca de esta relación juvenil, Ignacio y Rebecca, los personajes que interpretan Patricia Pérfez (Rebeca) y Guillermo Torres (Ignacio), crean tensión en cada palabra y manifiestan su crisis marital contagiando adeptos y detractores dentro del público. Frente a esta circunstancia, Gabriela Becerro provoca, intolerante y desvergonzada con su personaje Lucrecia, un torbellino de furia que muestra su agobiada actitud frente a la vida por el cansancio que le genera una espera desconcertante.

Por último, la Agente, Catalina Basso, se declara autoridad absoluta y dueña del  destino de cada uno de los integrantes de esa fila con una expresión actoral asombrosa y una destacada entrega de sentimientos desencontrados.

La puesta en escena contó con una escenografía lograda que preparó Fabián Carbone y una iluminación acorde a los efectos sonoros diseñados por Ángel Bettoni.

Las próximas funciones serán los domingos 3 y 10 de diciembre a las 20.30 con entrada libre y gratuita que deberán retirarse con anticipación en la boletería del teatro. Lo destacable, luego de la función debut, es que la alegría se fundió en los rostros de cada uno de los actores, pero en particular del Director, quien agradeció profundamente al jefe comunal, Juan I. Ustarroz por la posibilidad de llevar a cabo el proyecto que tuvo en sus manos el seguimiento y la contención de la Directora de Cultura, Lucía Capaccio y a su equipo de trabajo, donde Jorge Montaldo resultó ser una pieza importante para tal desarrollo.




CATEGORÍAS



88.5 RADIO PÚBLICA





VIDEOS



ESTAMOS EN FACEBOOK