“Momento de la Vid” cerró levantando las copas

05 de jun, 2018 Cultura

Mayo fue el mes del vino en el ciclo de cine del MAMM. La última función se cerró con documental y degustación en vivo. Acompañaron el evento los propulsores de La Arbolada, la Bodega Artesanal que produce vino en Mercedes.


foto

Se terminó el mes de mayo y con él, “Momentos de la Vid”, el ciclo de cine temático que la producción del Museo de Arte de la Municipalidad de Mercedes dedicó al vino es todas sus expresiones.

Se proyectaron durante cuatro jueves distintos las películas “Entre copas” de Alexander Payne, “Un buen año”, protagonizada por Russell Crowe, el drama romántico “Un paseo por las nubes” y, por último, “Guerra de Vinos”, dirigida por Randall Miller.

En la última función, poco después de las 19, se proyectó "Red Obsession", de Warwick Ross y David Roach, un documental narrado por Russell Crowe, que explora distintas regiones viñateras del mundo y sus especificidades y que dio el marco ideal para culminar un exitoso mes con la visita de Marcelo Ratibel y su señora, fundadores de La Arbolada, una exquisita Bodega Artesanal que funciona desde hace más de quince años en una chacra mercedina.

Una historia que naciera en la zona oeste del conurbano bonaerense, lugar de donde proviene la pareja y su familia, y que luego de que la aventurada decisión se convirtiera en realidad, continuase  en el campo mercedino.

En ese lugar tan preciado por ellos, la producción de dulces, alfajores, licores y, desde luego, vinos artesanales, está a la orden del día. Una familia entera alrededor del trabajo de la tierra y sus cuidados tan particulares, con esa porción de amor y pasión tan necesaria para llevar adelante un proyecto que año tras año se ve crecer en su propio cuerpo.


Fueron ellos los que contaron su experiencia desde los comienzos hasta estos días, adentraron al público en el arte de la degustación y compartieron junto a los presentes elaboraciones de diversas especies: Cabernet Sauvignon, Torrontés, Rosado y Vino Dulce.

En medio del elixir artesanal, las obras de arte que son, además, los diseños de las etiquetas y que perteneces al propio Ratibel, fueron expuestas para darle aún mayor calidez al evento.

Se fue mayo y con él, la uva, su historia y su esencia. Pero ha quedado el aroma de un compromiso realizado con la misma pasión y el mismo esmero que el productor ha de dedicarle a su trabajo.




CATEGORÍAS



88.5 RADIO PÚBLICA





VIDEOS



ESTAMOS EN FACEBOOK