El deseo de conocer a Yiyo

18 de jul, 2017 Cultura

El sábado por la noche se inauguró la muestra Homenaje a Yiyo Celeri. Hubo una concurrencia masiva de familiares, amigos y admiradores. Se podrá apreciar hasta mediados de agosto.


foto

Durante la noche del sábado, con la impostergable misión de estar presente, atrapados en esas ansias que genera el reencuentro con viejos amigos, con el abrazo en la mano para darle al recuerdo y con más de un pañuelo oculto en la manga, se fueron poblando de gente las distintas salas del Museo Histórico Víctor Míguez. 

Es que allí era. La excelente iniciativa de la Dirección de Cultura dirigida por Lucía Capaccio, a través del equipo que trabaja en el Museo, pero en particular de la devoción con la que encaró el proyecto Gabriela Florella, se llevó adelante como nunca antes había ocurrido. Nadie antes, jamás, había reconocido y homenajeado a Yiyo Celeri. Y en parte, todos los asistentes hicieron también un reconocimiento a través de su vestuario. El querido Yiyo nunca hubiese aceptado una tibieza en la elección de las prendas, más si lo pensamos caminando entre los percheros de su tienda de moda Juliette: todo, con personalidad y altura, con el glamour europeo de la moda vanguardista… o nada. Podrá parecer exagerado, pero allí, presente en el acto, no hubo una sola persona que no haya pensado “qué me pongo”. Porque eso era Yiyo: intenso, detallista, brabucón y perfeccionista. Así lo describió Judith Gianni, la primera en tomar la palabra en una serie de discursos que emocionaron hasta al más frío anochecer de Mercedes. Los mismos que escuchaban, luego decían. Y así se compartió una batería de anécdotas entre las que estuvieron las de sus dirigidos en obras como Gigí, La casa de Bernarda Alba o Hamlet, por nombrar sólo algunas. 

Se pintó al Yiyo exigente que siempre se ubicaba en una postura de director profesional, como lo sintió en su relato el profesor José Barissone, otro de los oradores. Con su trabajo, los actores entendieron que en su cabeza estaba todo pensado: la luz, el vestuario, los tonos, el desplazamiento de los personajes, la escenografía y por sobre todas las cosas, el respeto y la fidelidad al texto de cada autor que elegía. Era único. Y a medida que las palabras de quienes trabajaron con él se sucedían, el deseo de haberlo conocido se metía adentro de todos lo que no tuvieron esa suerte.

Un hombre brillante que ponía todo de sí y que, a su vez, pretendía que todos lo hagan de la misma manera. Trabajar con él era aprender y crecer o claudicar en medio del viaje.


La muestra que se presenta en el Museo Histórico Víctor Míguez cuenta con fotos de sus obras teatrales, imágenes de sus desfiles que también eran un show, pinturas coloridas de rasgos duros y bien marcados, tal vez, un resumen de su personalidad. Qué pena no haber conocido a Yiyo.

Enmarcado en una asistencia masiva, el acto culminó con una última recorrida por sus obras y sus momentos de director teatral inmortalizados en fotografías y bastidores cuidadosamente empapados de óleo. Ese último pantallazo en el que actores, familiares y amigos, volvieron a recordar historias entre lágrimas de alegría, con el oído atento de los más chicos que hubiesen querido ser parte de esos días en los que Celeri imponía su estilo y dedicación, ya sea en la pintura, el teatro o la moda.

La muestra se podrá visitar de manera libre y gratuita hasta le 15 de agosto en las salas de exposiciones temporarias del mueso de la 12 y 23. Seguramente, luego de pasar y ver, de disfrutar y sentir esta muestra homenaje, en los próximos festejos de cualquiera de nosotros, ante cualquier brindis, frente a la posibilidad de elegir algo, aparecerá un nuevo deseo: el de conocer a Yiyo, esté donde quiera estar.




CATEGORÍAS



88.5 RADIO PÚBLICA





VIDEOS



ESTAMOS EN FACEBOOK