Tango para emocionar

15 de sep, 2017 Cultura

Se presentó Patota Aschero en el ciclo de Tango en el Andén. Hubo gran un marco de gente que cantó junto al artista más carismático de Mercedes. Lo antecedió Hernán Cruz, que fue ovacionado por el público.


foto

Se realizó una función más de “Tango en el Andén”, la propuesta tanguera que la Dirección de Cultura organiza todos los meses en el galpón de la Trocha. En esta oportunidad, el número centrar fue programado con Fernando Aschero como protagonista.

Cerca de las 21, el abrir de las puertas del espacio significó el inicio de las clases abiertas de baile que ya son una costumbre en este evento y el comienzo de una noche de 2 x 4 cargada de emociones.

Cerca de las 22 subió al escenario Hernán Cruz, un cantor de tango oriundo de Escobar que llegó a nuestra ciudad hace dos años. Desde ese momento se sintió parte de Mercedes. Como vecino y como músico, tal lo expresó arriba del escenario, luego de arrancar su set con Ventarrón, de Maffia y Staffolani. El público respondió con aplausos a un estilo firme y clásico, aunque profundo e imponente. Acompañado por Claudio Tejo en piano y Gonzalo Jesús en guitarra, siguió su presentación con Los mareados y Garúa, entre otros.

Luego de una pausa de baile y una gran cantidad de parejas en la pista, llegó el momento de escuchar a Patota, que sin decir palabra hizo explotar su tango preferido en el arranque de la noche: Desencuentro.

El clima siempre fue de complicidad con su público, como si estuviera cantando en su casa. Y es que un poco de eso hay. Fernando Aschero convierte cada escenario en su lugar. Es local cante donde cante. Aunque eso no lo exime de las emociones: feliz de tocar con Tejo, su compañero de la infancia, y Jesús, amigo de años, invitó al escenario a su hijo Pablo, cantor y productor el ciclo. Y fue así que terminaron las dos piezas que interpretaron fundidos en un abrazo único y sentimental, desbordado de lágrimas de felicidad etílica y voces del corazón.

Se extendió todo hasta superar la medianoche. Se disfrutó del tango como no se había visto antes. El ciclo avanza y a medida que se va despidiendo el invierno, la energía se torna aún más contagiosa. La gente se despidió con aplausos y salió del galpón esperando con ansiedad la próxima edición que será en el mes de octubre.




CATEGORÍAS



88.5 RADIO PÚBLICA





VIDEOS



ESTAMOS EN FACEBOOK