Casa Landi: un tesoro de emociones

28 de nov, 2017 Cultura

El HCD declaró Patrimonio Cultural y Natural de Mercedes la casa paterna y taller de Octimio Landi. La propuesta fue aceptada por unanimidad y la Comisión de Patrimonio consiguió así un nuevo logro para nuestra ciudad.


foto

Se respira aire fresco. En ese patio, la luz atraviesa las paredes desde 1907 y cada uno de los que hoy visita el lugar experimenta un grato viaje en el tiempo: se puede ver a los chicos del barrio espiando a través de los tapiales, observando con curiosidad una de las tantas reuniones que se celebran en el atelier de Chichí. Tal vez, ese encuentro no sea uno más. Tal vez, los hombres de ideales raros, los herejes del pueblo, los locos delirantes estén ideando algo. Ahí están los hermanos Landi, Petrocelli, Bonaparte, Pissano, Albor Úngaro, Cueto, Capaccio, los hermanos Michilo y algunos más. Son los vanguardistas de la época. Son los perseguidos por “comunistas” o “socialistas” o lo que fuere. La caracterización es la excusa perfecta para detener el proyecto, cualquiera sea. Por segunda vez un patrullero desfila por la puerta de la casa de la calle 21. No saben bien por qué, pero pasan. Por las dudas, pasan. Mientras tanto, adentro, a metros de la reja que no sólo divide los dos patios, sino que, además, separa la vida real de los sueños, los hombres jóvenes y dispuestos están terminando el escrito que le va dando forma a lo que, con el tiempo, se reconocerá como un hecho histórico: la creación del Museo de Ciencias Naturales de Mercedes. Allí mismo, más tarde, crearán el Grupo Artístico “Escalera”, que va a incluir a Carella y a la única mujer de avanzada para los años que corrían: Josefina Zamudio.

En 1998, Claudio y Lisi compraron la propiedad. Y siempre supieron que pisar las baldosas del patio de esa casa traería recuerdos. Porque no era un lugar cualquiera. La joven pareja que llegaba al pueblo desde la Capital había puesto el ojo en aquella reja divisora y entendían que detrás de ella se guardaban infinidad de momentos artísticos que sólo Octimio Landi podría cosechar. Su casa paterna estaba, ahora y por suerte, en manos de grandes custodios de recuerdos. Un ejército de dos que todo lo puede y cuya mujer, otrora niña, se paraba a ver desde la vereda la gran cantidad de esculturas que quedaban a la vista de los curiosos cuando, en verano, los Landi se sentaban en la vereda dejando abierta la puerta del zaguán.

No fue fácil la tarea de reordenar los sentimientos que hacían de ruinas materiales. La vieja casa estaba deteriorada, tanto como para ser demolida. Con paciencia y trabajo, los nuevos propietarios fueron levantando aquellos sueños escondidos en paredes húmedas y encontraron, descansando sobre un sótano sumergido en arte, los moldes del por entonces, a la hora de su creación, joven Octimio. Son los taseles que hoy se disponen, coquetos, sobre una mesa de madera, para que todos podamos contemplarlos. Mantener viva esa historia ha sido un proyecto inclaudicable para los dueños actuales.

Por esos patios, los chicos más chicos del barrio parecen seguir adelante con sus juegos de correrías, aunque hoy ya no estén o, al menos, no tengan edad de hacerlo. Son los sobrinos de Landi, son los hijos de sus amigos, son los vecinitos de la cuadra los que se meten sin golpear las manos para ver trabajar al artista mercedino. Quietitos en sus lugares, observan con admiración sus movimientos apasionados que crean sin parar y fabrican, decididos, la historia misma de nuestro arte. Tomen, trabajen, creen. Eso les decía Chichí a los pibes que pasaban, de un momento a otro, a ser sus máximos discípulos, pegados a la batidora de arcilla que aún hoy se conserva como en aquellos tiempos.


Hace poco, por iniciativa de quienes aman el pasado artístico de esta figura increíble que ha sido Octimio, se propuso la idea de declarar “Patrimonio Cultural y Natural de Mercedes” a su casa paterna y taller. Así fue que los integrantes de la Comisión de Patrimonio aceptaron la propuesta y comenzaron a gestionarla. Se realizaron reuniones a contrarreloj, lecturas de archivos, repasos fotográficos y hasta una sesión extraordinaria del Honorable Concejo Deliberante con votación afirmativa por unanimidad para que, justo en la celebración de La noche de los Museos, el sueño se haga realidad.

En esa casa, donde se generaban largos debates artísticos y filosóficos; encendidas discusiones sobre el Tango de Piazzolla en contraposición al de la guardia vieja y críticas literarias sin precedentes; donde se vivieron las noches de fiestas más inolvidables jamás vistas y a la vez, lo que fue el lugar de estudio de Albor con los pibes del barrio como testigos; se gestó la estatua de la Libertad que está acompañando al San Martín en la plaza homónima. Su creador fue, ni más ni menos, Juan José Marín. Todo historia. De la más bella historia que nos pudieran contar.

Ahora que alguien está por decir unas palabras en homenaje a Chichí antes de descubrir la placa que realza la vieja casona de sus padres, se ven reunidos en el patio a sus más jóvenes discípulos. Entre sí recuerdan anécdotas y enseñanzas compartidas. Saben que mucho de lo que saben, se los enseñó Landi. Saben que si él estuviera allí, no esperaría ni un segundo en mandar a todos a pintar o esculpir. Nada de lágrimas ni mocos. A pintar o esculpir.

Cuenta Mario, su sobrino, que Octimio trabajó en ese lugar hasta que terminó su casa de la calle 39. Que se fue mudando de a poco, lentamente, como no queriendo dejar el taller. Que corrían los años 70 y que luego de su partida, el barrio jamás volvió a ser el mismo.




CATEGORÍAS



88.5 RADIO PÚBLICA





VIDEOS



ESTAMOS EN FACEBOOK